El Impulso del Pensamiento

El Impulso Del Pensamiento

IDEAS QUE OBRAN MILAGROS
Sin apenas darse cuenta de la importancia de lo que acababa de obtener, pero embriagado con la alegría del
descubrimiento de ese mundo de sonidos, escribió una entusiasta carta al fabricante del audífono, relatándole
su experiencia. Algo en ella hizo que la compañía lo invitase a Nueva York. Cuando llegó, lo llevaron a visitar la
fábrica, y mientras hablaba con el ingeniero jefe, contándole de su mundo recién descubierto, una corazonada,
una idea o una inspiración, llámesela como se quiera, destelló en su cerebro. Era ese impulso del pensamiento
que convertía su dificultad en una ventaja, destinada a pagar dividendos en dinero y en felicidad por millares
durante todo el tiempo venidero.
El resumen y el núcleo de ese impulso de pensamiento era así: se le ocurrió que él podría ser de gran ayuda
para los millones de sordos que viven sin el beneficio de audífonos si pudiera encontrar una manera de
relatarles la historia de su descubrimiento del mundo.
Durante un mes entero llevó a cabo una intensa investigación, durante la cual analizó todo el sistema de
ventas del fabricante de audífonos e ideó formas y medios de comunicarse con los duros de oído de todo el
mundo, decidido a compartir con ellos su nuevo mundo recién descubierto. Una vez lo tuvo hecho, puso por
escrito un plan bienal, basado en sus investigaciones. Cuando lo presentó a la compañía, al momento le dieron
un puesto de trabajo para que llevara a cabo su ambición.
Poco había soñado, cuando empezó a trabajar, que estaba destinado a llevar esperanza y alivio a millares
de sordos que, sin su ayuda, se hubieran visto condenados para siempre a la sordera.
No me cabe duda de que Blair hubiera sido sordomudo toda su vida si su madre y yo no nos las hubiésemos
ingeniado para formar su mente tal como lo hicimos.
Cuando sembré en su interior el deseo de oír y de hablar, y de vivir como una persona normal, alguna
extraña influencia hubo en ese impulso que hizo que la naturaleza tendiese una especie de puente para salvar
el golfo del silencio que separaba su cerebro del mundo exterior.
En verdad, el deseo ardiente tiene maneras tortuosas de transmutarse en su equivalente físico. Blair
deseaba una audición normal; ¡ahora la tiene! Nació con una minusvalía que fácilmente hubiera desviado a
alguien, con un deseo menos definido, a la calle, con un puñado de lápices en una mano y una lata vacía en la
otra.
La pequeña «mentira piadosa» que sembré en su mente cuando él era un niño, llevándolo a creer que su
defecto se convertiría en una gran ventaja que podría capitalizar, se justificó sola. Ciertamente, no hay nada,
correcto o equivocado, que la confianza, sumada a un deseo ardiente, no pueda hacer real. Estas cualidades
están al alcance de todos.
LA «QUÍMICA MENTAL» HACE MAGIA
Un breve párrafo en un despacho de noticias en relación con madame Schumann-Heink da la clave del
estupendo éxito de esta mujer como cantante. Cito el párrafo porque la clave que contiene no es otra que el
deseo.
Al comienzo de su carrera, madame SchumannHeink visitó al director de la ópera de Viena para que le
hiciera una prueba de voz. Pero él no la probó. Después de echar un vistazo a la desgarbada y pobremente
vestida muchacha, exclamó, nada cordial:
18
-Con esa cara, y sin ninguna personalidad, ¿cómo espera tener éxito en la ópera? Señorita, olvide esa idea.
Cómprese una máquina de coser, y póngase a trabajar. Usted nunca podrá ser cantante.
¡Nunca es demasiado tiempo! El director de la ópera de Viena sabía mucho sobre la técnica del canto. Sabía
muy poco del poder del deseo, cuando éste asume las proporciones de una obsesión. Si hubiera conocido
mejor ese poder, no hubiese cometido el error de condenar el genio sin darle una oportunidad.
Hace varios años, uno de mis socios enfermó. Se puso cada vez peor a medida que el tiempo transcurría, y
finalmente, lo llevaron al hospital para operarlo. El médico me advirtió que había muy pocas posibilidades de
que yo volviera a verlo con vida. Pero ésa era la opinión del médico, y no la del paciente. Poco antes de que se
lo llevaran al quirófano, me susurró con voz débil: «No se preocupe, jefe, en pocos días habré salido de aquí».
Una enfermera me miró apenada. Pero el paciente se recuperó satisfactoriamente. Cuando todo hubo
terminado, su médico me dijo: «No lo salvó otra cosa que su deseo de vivir. Nunca hubiera salido de este
trance si no se hubiese negado a aceptar la posibilidad de la muerte».
Creo en el poder del deseo respaldado por la fe, porque he visto cómo ese poder elevaba a hombres desde
comienzos humildes a posiciones de poder y riqueza; lo he visto cómo saqueaba la tumba de sus víctimas;
cómo servía de medio para que los hombres llevaran a cabo su rehabilitación después de haber fracasado en
un centenar de formas distintas; lo he visto darle a mi propio hijo una vida normal, feliz y llena de éxito, a pesar
de que la naturaleza lo enviase a este mundo sin orejas.
¿Cómo se puede dominar y usar el poder del deseo? Eso queda explicado en este capítulo y los subsiguientes
de este libro.
Mediante algún extraño y poderoso principio de «química mental» que nunca ha divulgado, la naturaleza
envuelve en el impulso del deseo ardiente «ese algo» que no reconoce la palabra «imposible», ni acepta el
fracaso como realidad.
NO HAY LIMITACIONES PARA LA MENTE EXCEPTO LAS QUE ACEPTAMOS
LA POBREZA Y LA RIQUEZA SON VÁSTAGOS DEL PENSAMIENTO

Dueño De Una Fortuna

Dueño De Una Fortuna

Piense y Hágase Rico  Video 4

Los inesperados disfraces de la oportunidad

Cuando la oportunidad surgió apareció con una forma diferente y desde una dirección distinta de las que Barnes había esperado

Ese es uno de los caprichos de la oportunidad tiene el curioso hábito de aparecer por la puerta de atrás y a menudo viene disimulada con la forma del infortunio o de la frustración temporal tal vez por eso hay tanta gente que no consigue reconocerla Edison acababa de perfeccionar un nuevo invento conocido en aquella época como la máquina de dictar de Edison

Sus vendedores no mostraron entusiasmo por aquel aparato no confiaban en que se pudiera vender sin grandes esfuerzos Barnes vio su oportunidad que había surgido discretamente oculta en una máquina estrambótica que no le interesaba más que a Barnes y al inventor Barnes supo que podría vender la maquila de dictar de Edison Se lo sugirió a éste y de inmediato obtuvo su oportunidad vendió la máquina en realidad lo hizo con tanto éxito que Edison le dio un contrato para distribuirla y venderla por toda la nación a partir de aquella asociación Barnes se hizo rico pero también consiguió algo mucho más importante demostró que uno realmente puede pensar y hacerse rico

No tengo forma de saber cuánto dinero en efectivo le reportó a Barnes su deseo Tal vez fueron dos o tres millones de dólares pero la cantidad cualquiera que sea se torna insignificante cuando se la compara con la posesión que adquirió en forma de conocimiento definido de que un impulso intangible se puede transmutar en ganancias materiales mediante la aplicación de principios conocidos

Barnes literalmente se pensó en asociación con el gran Edison  se pensó dueño de una fortuna no tenía nada con qué empezar excepto la capacidad de saber lo que deseaba y la determinación de mantenerse fiel a ese deseo hasta haberlo realizado A un metro del oro una de las causas más comunes del fracaso es el hábito de abandonar cuando uno se vé presa de una frustración temporal todos son culpables de este error en un momento u otro

Un tío de  R V Darby fue presa de la fiebre del oro en los días en que era una fiebre endémica y se fue al oeste a cavar para hacerse rico No sabía que se ha sacado más oro de los pensamientos de los hombres que de la tierra Obtuvo una licencia y se fue a trabajar con el pico y la pala después de varios meses de trabajo obtuvo la recompensa de descubrir una veta de mineral brillante

Necesitaba maquinaria para extraer el mineral con discreción cubrió la mina volvió sobre sus pasos a su hogar en Williamsburgue Maryland y les habló a sus parientes y algunos vecinos del hallazgo

Todos reunieron el dinero necesario para la maquinaria y la enviaron a la mina Darby y su tio volvieron a trabajar en ella Exrajeron el primer carro de mineral y lo enviaron a un fundidor las utilidades demostraron que poseían una de las minas más ricas de Colorado con unos pocos carros más de mineral saldarían todas las deudas entonces empezarían a ganar dinero en grande

Hacia abajo fueron lostaladros Muy alto llegaron las esperanzas de Darby y de su tío entonces sucedió algo  él filon de mineral brillante desapareció habían llegado al final del arco iris  y la olla de oro no estaba allí Perforaron en un desesperado intento para volver a encontrar la veta pero fue en vano finalmente decidieron abandonar vendieron la maquinaria a un chatarrero por unos pocos centenares de dólares y tomaron el tren de vuelta a casa el chatarrero llamó a un ingeniero en minas para que mirara la mina e hiciera una prospección

El ingeniero le informó que el proyecto había fracasado porque los dueños no estaban familiarizados con las vetas falsas Sus cálculos indicaban que la veta reaparecería a un metro de donde los Darby habían dejado de perforar y allí fue precisamente donde fue encontrada

El chatarrero extrajo millones de dólares en mineral de aquella mina porque supo buscar el asesoramiento de un experto antes de darse por vencido

 

Com mis mejores deseos

el doctor Bonomi

Este video se encuentra aqui: https://youtu.be/W87fQL9HWE8

El Dinero Que Será Tuyo

El Dinero Que Será Tuyo

Piense y Hágase Rico video 3

Los Pensamientos Son Cosas. El hombre que pensó en la manera de asociarse con Thomas Edison

Desde luego los pensamientos son cosas cosas muy poderosas cuando se combinancon la exactitud del propósito, la perseverancia y un imperioso deseo de convertirlas en riqueza o en otros objetos materiales.

Hace algunos años Edwin Barnes descubrió lo cierto que es que los hombres realmente bien y se hacen ricos Su descubrimiento no surgió de pronto sino que fue apareciendo poco a poco empezando por un ferviente deseo de llegar a ser socio del  gran Edison Una de las características principales del deseo de Barnes es que era preciso, quería trabajar con Edison no para él.

Observe con detenimiento la descripción de cómo fue convirtiendo su deseo en realidad y tendrá una mejor comprensión de los principios que conducen a la riqueza.

Cuando apareció por primera vez en su mente Barnes no estaba en posición de actuar según ese deseo o impulso del pensamiento, dos obstáculos se interponían en su camino No conocía a Edison y no tenía bastante dinero para pagarse el pasaje.

En tren hasta Orange, New Jersey Estas dificultades hubieran bastado para desanimar a la mayoría de los hombres en el intento de llevar a cabo el deseo, pero el suyo no era un deseo ordinario

Barnes se presentó en laboratorio de Edison y anunció que había ido a hacer negocios con el inventor. Hablando de su primer encuentro con Barnes, Edison comentaba años más tarde, estaba de pie ante mí con la apariencia de un vagabundo pero había algo en su expresión que transmitía el efecto de que estaba decidido a conseguir lo que se había propuesto

Yo había aprendido tras años de experiencia que cuando un hombre desea algo tan imperiosamente,  que está dispuesto a apostar todo su futuro a una sola carta para conseguirlo, tiene asegurado el triunfo.

Le dí la oportunidad que me pedía porque vi que él estaba decidido a no ceder hasta obtener el éxito los hechos posteriores demostraron que no hubo error no podía haber sido el aspecto del joven lo que le proporcionara su comienzo en el despacho de Edison, ya que ello estaba definitivamente en su contra.

Lo importante era lo que él pensaba. Barnes no consiguió su asociación con Edison en su primera entrevista pero obtuvo la oportunidad de trabajar en el despacho de Edison por un salario insignificante transcurrieron los meses en apariencia nada había sucedido que se aproximase al codiciado objetivo que Barnes tenía en mente como su propósito inicial y preciso

Pero algo importante estaba sucediendo en los pensamientos de Barnes intensificaba constantemente su deseo de convertirse en socio de Edison. Los psicólogos han afirmado con todo acierto que cuando uno está realmente preparado para algo aparece. Barnes se hallaba listo para asociarse  con Edison, además estaba decidido a seguir así hasta conseguir lo que buscaba no se decía a sí mismo

Vaya no hay manera … Supongo que acabaré por cambiar de idea y probaré un trabajo de vendedor en vez de eso se decía he venido aquí a asociarme con Edison y eso es lo que haré aunque me llevé el resto de la vida. Estaba convencido de ello.

Que historia tan diferente contarían los hombres si adoptarán un propósito definido y mantuvieran ese propósito hasta que el tiempo lo convirtiese en una obsesión obstinada.

Quizá el joven Barnes no lo supiera en aquel entonces, pero su determinación inconmovible su perseverancia en mantenerse firme en su único deseo estaba destinado a acabar con todos los obstáculos y a darle la oportunidad que buscaba

con mis mejores deseos

el Doctor Bonomi

Este video se encuentra aqui: https://youtu.be/LyqgtgVgZ0E