Sigue Igual y Seguirás Pobre

Albert Einstein dijo que “Locura es hacer una y otra vez la misma cosa esperando resultados diferentes” y la verdad es que todos los días converso con personas que se sorprenden del hecho de que no ganan lo suficiente, sin poder darse cuenta de por qué les está sucediendo

Algunos de los que me consultan solo tienen estudios secundarios, pero muchos tienen títulos universitarios, pero siguen sin saber que ninguna Universidad nos enseña como volvernos más ricos

Hay quienes creen que deben tomar cursos de especialización para poder así descubrir nuevos negocios, sin llegar a darse cuenta de que son sus creencias limitantes las que les impiden descubrir las cientos de oportunidades que les rodean cada día

Y por supuesto que las escuelas solo producen alumnos que no tienen ni siquiera las habilidades básicas para sobrevivir y prosperar, aunque se hayan sacado muy buenas calificaciones aprendiendo lecciones de memoria

En realidad nuestro sistema de enseñanza es tan deficitario que la mayoría de quienes cursan estudios universitarios se transforman en mendigos con diploma, que dependen de que alguien los contrate para poder subsistir

La inmensa mayoría de la población del planeta simplemente hace las cosas lo mejor que puede, pero el volverse rico no se trata de buena voluntad, sino de tener o no tener la programación mental adecuada.

Cuando mis nietos vienen a visitarme me doy cuenta de que son seres felices, pues cuentan con personas adultas que se encargan de su sustento, y que el obedecer a los más grandes, les da un sentido de aprobación y seguridad, que está muy bien para un niño, pero que resulta nefasto para un adulto.

En general la gente lucha mes a mes para subsistir y nunca encuentra la forma de ganar más

Y entonces uno podría preguntarse ¿Si no saben qué es lo que necesitan modificar en su mente para poder ganar más de lo que ganan ahora, por qué no recurren a alguien que se los enseñe?

Porque el seguir haciendo lo que siempre han hecho, les permite mantenerse dentro de su zona de confort. Un lugar en el cual no ganan cuanto quisieran, pero que es el lugar que conocen, y donde siempre han estado y quieren seguir estando.

Ser más rico no depende de cuantos títulos hayas acumulado en tu vida, sino que es una cuestión de mentalidad. O tienes mente de pobre o tienes mente de rico, y ninguna escuela o universidad te puede ayudar a cambiar eso, ya que para poder lograrlo, es necesario cambiar la forma en que piensas dentro de tu mente inconsciente.

Yo puedo ayudarte. Y me gustaría mucho poder hacerlo. Escríbeme y cuéntame tu problema a: doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

 

Mil Millones De Dólares De Magnetismo Financiero

Mil Millones De Dólares De Magnetismo Financiero

UN BONITO DISCURSO DE SOBREMESA POR MIL MILLONES DE DÓLARES
Aquella noche del 12 de diciembre de 1900, en la que unos ochenta miembros de la sociedad financiera se
reunieron en el salón de banquetes del University Club, en la Quinta Avenida, para hacer los honores a un
hombre joven del Oeste de Estados Unidos, ni media docena de los invi tados supuso que estaban a punto de
presenciar el episodio más importante de la historia de la industria estadounidense.
J. Edward Simmons y Charles Stewart Smith, llenos de gratitud por la pródiga hospitalidad con que Charles
M. Schwab les había regalado durante una reciente visita a Pittsburgh, habían organizado la cena para
presentar a aquel empresario del acero de treinta y ocho años a la sociedad de banqueros del Este de Estados
Unidos. Pero no esperaban que magnetizara de tal modo la convención. De hecho, le advirtieron que los
corazones que rellenaban las camisas de Nueva York no reaccionarían a la oratoria, y que si no quería aburrir
a los Stilman y los Harriman y los Vanderbilt, sería mejor que se limitara a quince o veinte minutos de
intrascendencias amables, pero nada más.
Incluso John Pierpoint Morgan, sentado a la derecha de Schwab, como indicaba su dignidad imperial, se
contentó con agradecer muy breve mente su presencia en la mesa del banquete. Y en lo que se refería a la
prensa y al público, todo el asunto presentaba tan poco interés que los periódicos del día siguiente ni lo
mencionaron.
De manera que los dos anfitriones y sus distinguidos invitados probaron los habituales siete u ocho platos.
Hubo poca conversación y, versara sobre lo que versase, fue parca y discreta. Aunque algunos de los
banqueros y agentes de Bolsa habían visto antes a Schwab, cuya carrera había florecido en los Bancos de
Monongahela, ninguno lo conocía bien. Pero, antes de que la velada acabara, ellos y «Money Master Morgan»
quedarían admirados, y un bebé de mil millones de dólares, la United States Steel Corporation, nacería allí.
Quizá sea una lástima para la historia que no se haya hecho ninguna grabación del discurso de Charlie
Schwab en aquella cena.
Sin embargo, tal vez se tratara de un discurso «casero», con incorrecciones gramaticales (pues los
perfeccionismos del lenguaje nunca le interesaron a Schwab), lleno de refranes y compaginado con ingenio.
Pero, aparte de eso, obtuvo una fuerza y un efecto impresionantes sobre los cinco mil millones de dólares de
capital estimado que los comensales representaban. Cuando terminó, y la reunión vibraba todavía con sus
palabras, aunque Schwab había hablado durante noventa minutos, Morgan condujo al orador a una ventana
apartada donde, balanceando las piernas en un alto e incómodo asiento, hablaron durante una hora más.
La magia de la personalidad de Schwab se había puesto en acción con toda su potencia, pero lo más
importante y perdurable fue el pro grama detallado y explícito que presentó para el engrandecimiento del
acero. Muchos otros hombres habían tratado de interesar a Morgan en montar juntos un trust del acero a partir
de combinaciones con empresas de pastelería, cables y flejes, azúcar, goma, whisky, aceite o goma de
mascar. John W. Gates, el apostador, lo había urgido a hacerlo, pero Morgan no había confiado en él. Los
hermanos Moore, Bill y Jim, mayoristas de Chicago que habían fusionado una fosforera y una corporación de
galletitas, habían tratado de convencerlo, fracasando en su intento. Elbert H. Gary, el sacrosanto abogado del
Estado, quiso atraerlo a su terreno, mas no llegó a ser lo bastante grande como para impresionarlo. Hasta que
la elocuencia de Schwab elevó a J. P. Morgan a las alturas desde donde pudo vi sualizar los sólidos resultados
del proyecto financiero más atrevido que se hubiera concebido nunca, la idea era considerada un delirante sueño
de especuladores ingenuos.
El magnetismo financiero que, hace una generación, empezó a atraer miles de compañías pequeñas y a
veces ineficazmente dirigidas a combinaciones más .grandes y competitivas, se ha vuelto operativo en el
mundo del acero gracias a los artilugios de aquel jovial pirata de los negocios, John W. Gates. Este había
formado ya la American Steel and Wire Company con una cadena de pequeñas empresas, y junto con Morgan
había creado la Federal Steel Company.
Pero al lado del gigantesco trust vertical de Andrew Carnegie, dirigido por sus cincuenta y tres accionistas,
esas otras combinaciones resultaban insignificantes. Podían combinarse como mejor les pareciese, pero ni
todas juntas harían mella en la organización de Carnegie, y Morgan lo sabía.

Como Aumentar Su Fe En La Riqueza

Como Aumentar Su Fe En La Riqueza

NADIE ESTÁ «CONDENADO» A LA MALA SUERTE
A partir de esta afirmación, usted comprenderá que el subconsciente traducirá. en su equivalente físico un
impulso de pensamiento de naturaleza negativa o destructiva con tanta facilidad como actuaría con
pensamientos de naturaleza positiva o constructiva. Esto explica el extraño fenómeno que millones de
personas experimentan, denominado «infortunio» o «mala suerte».
Hay millones de personas que se creen «condenadas» a la pobreza y al fracaso, por culpa de alguna fuerza
extraña que creen no poder controlar. Ellos son los creadores de su propio «infortunio», a causa de esta
creencia negativa, que su subconsciente adopta y traduce en su equivalente físico.
Este es un momento apropiado para sugerirle de nuevo que usted puede beneficiarse, transmitiendo a su
subconsciente cualquier deseo que quiera traducir en su equivalente físico o monetario, en un estado de
esperanza o convicción de que la transmutación tendrá lugar. Su convicción, o su fe, es el elemento que
determina la acción de su subconsciente. No hay nada que le impida «embaucar» a su subconsciente al darle
instrucciones a través de la autosugestión, tal como yo «engañé» al subconsciente de mi hijo.
Para llevar a cabo este «engaño» de manera más realista, cuando se dirija a su subconsciente, compórtese
tal como lo haría si ya estuviera en posesión del objeto material que está pidiendo.
Su subconsciente traducirá en su equivalente físico, por el medio más práctico y directo, cualquier orden que
se le dé en un estado de convicción o de fe en que la orden se llevará a cabo.
Sin duda, se ha dicho bastante para señalar un punto de partida desde el cual uno puede, mediante la
experimentación y la práctica, adquirir la capacidad de mezclar la fe con cualquier orden que se le dé al
subconsciente. La perfección surgirá a través de la Práctica. No puede aparecer por el mero hecho de leer las
instrucciones.
Es esencial para usted que estimule sus emociones positivas como fuerzas dominantes de su mente, y quite
importancia y elimínelas emociones negativas.
Una mente dominada por emociones positivas se convierte en una morada favorable para el estado mental
conocido como fe. Una mente así dominada puede, voluntariamente, darle al subconsciente instrucciones que
éste aceptará y ejecutará de inmediato.
LA FE ES UN ESTADO MENTAL QUE SE PUEDE INDUCIR MEDIANTE LA AUTOSUGESTIÓN
Durante todas las épocas, las religiones han exhortado a la humanidad en conflicto a «tener fe» en este o
aquel dogma o credo, pero no han logrado explicar a las multitudes cómo tener fe. No han afirmado que «la fe
es un estado mental que se puede inducir mediante la autosugestión».
En un lenguaje que cualquier ser humano normal podrá entender, describiremos todo lo que se sabe sobre el
principio mediante el cual la fe puede aparecer donde ya no existe.
Tenga fe en usted; fe en el infinito.
Antes de empezar, debería recordar que: ¡La fe es el «elixir eterno» que da vida, poder y acción al impulso
del pensamiento!
Merece la pena leer el enunciado anterior una segunda vez, y una tercera, y una cuarta. ¡Merece la pena
leerlo en voz alta!
¡La fe es el punto inicial de toda acumulación de riquezas!
¡La fe es la base de todos los «milagros» y de todos los misterios que no se pueden analizar con los
parámetros de la ciencia!
¡La fe es el único antídoto conocido contra el fracaso!
¡La fe es el elemento, el «componente químico» que, combinado con la plegaria, nos proporciona comunicación
directa con la Inteligencia Infinita!
¡La fe es el elemento que transforma la vibración ordinaria del pensamiento, creada por la mente finita del
hombre, en su equivalente espiritual!
20
¡La fe es el único agente a través del cual el hombre puede dominar la fuerza de la Inteligencia Infinita, y
usarla!

¿Cuánto Quieres Ganar?

¿Cuánto Quieres Ganar?

Los Secretos De Los Ricos

Video 25

 

¿CUANTO QUIEREN GANAR?

 

Los ricos juegan a ganar el juego del dinero y los pobres a no perder, los pobres juegan a la defensiva, su principal preocupación es la supervivencia y la seguridad, mientras que la de los ricos es crear riqueza y abundancia.

 

Los pobres desean ganar lo suficiente como para poder pagar las cuentas cada mes, los ricos desean tener una riqueza y abundancia enormes.

 

Cuando tu intención y tu meta es ganar lo suficiente como para pagar las cuentas del mes, eso es exactamente lo que la ley de atracción atrae hacia ti.

 

La clase media solo avanza un poco más pues además de pagar las cuentas del mes desean comodidad, pero existe una gran diferencia entre estar cómodo y ser rico.

Perteneciendo a la clase media por lo menos van de tanto en tanto a un restaurante, pero generalmente eligen la comida mirando el lado derecho de la carta (donde están los precios)

 

Si juegan al fútbol o a cualquier otro deporte a la defensiva, ¿cuál es el resultado más probable? Que pierdan o que empaten, pero no que ganen, para eso hay que pasar a la ofensiva.

 

Se obtiene lo que se pretende obtener. Para ser rico hay que apuntar a ser rico, hay que apuntar a las estrellas para que por lo menos le peguen a la luna.

 

DECLARACIONES

Pónganse la mano en el corazón y repitan:

  • Mi meta es hacerme rico
  • Los cómodos no llegan a ricos
  • Los ricos viven muy cómodos

Pónganse la mano en la cabeza y repitan

  • Tengo mente de rico

 

ACCIONES

  • Escribe tus objetivos de ingreso anual
  • Vayan a un Restaurante y elijan lo que más les gusta cueste lo que cueste (no pregunten cuanto cuesta)

 

El video completo se encuentra aqui: https://youtu.be/pkZ4mwzvNWk