Como Despertar A Un Genio

Como Despertar A Un Genio

¿QUÉ GENIO YACE DORMIDO EN SU CEREBRO?
En algún rincón de su carácter está latente, dormida, la semilla de la realización que, si germinara y se
pusiera en acción, lo elevaría a niveles que tal vez usted nunca soñó alcanzar.
Así como un virtuoso puede arrancar las melodías más hermosas de las cuerdas de su violín, usted puede
despertar al genio que yace dormido en su mente, y hacer que lo conduzca hacia arriba, hacia cualquier
objetivo que desee alcanzar.
Abraham Lincoln fue un fracasado en todo lo que intentó…, hasta después de haber alcanzado los cuarenta
años. Fue un Don Nadie, de Ninguna Parte, hasta que una gran experiencia entró en su vida y despertó al
genio dormido que había en su corazón y en su cerebro, para darle al mundo uno de sus hombres realmente
grandes. Esa «experiencia» estaba combinada con las emociones de la aflicción y el amor. Le aconteció a
través de Ann Rutledge, la única mujer a quien él amó realmente.
Es sabido que la emoción del amor está ligada al estado de ánimo conocido como la fe, y esto se debe que
el amor se aproxima mucho a traducir los impulsos de pensamiento propios en su equivalente espiritual.
Durante su labor de investigación, el autor ha descubierto, a partir del análisis de la vida y obra y realizaciones
de centenares de hombres de posiciones destacadas, que detrás de casi cada uno de ellos existía la influencia
del amor de una mujer.
Si quiere pruebas del poder de la fe, examine las realizaciones de los hombres y mujeres que se han valido
de ella. Jesús, el Nazareno, encabeza la lista.
La base de la cristiandad es la fe, con independencia de cuántas personas hayan falseado o malinterpretado
el significado de esa gran fuerza.
La esencia de las enseñanzas y de las realizaciones de Cristo, que pueden haberse interpretado como
«milagros», son nada más y nada menos que fe. Si hay fenómenos «milagrosos», ¡se producen sólo a través
del estado mental conocido como la fe!
Consideremos el poder de la fe, tal como nos la mostró un hombre bien conocido por toda la humanidad: el
Mahatma Gandhi, de la India. En este hombre, el mundo tuvo uno de los ejemplos más sorprendentes de las
posibilidades de la fe que conozca la humanidad. Gandhi ostentó más poder potencial que ningún otro de sus
contemporáneos, y ello a pesar del hecho de que no contó con ninguna de las herramientas ortodoxas del
poder, tales como dinero, barcos de guerra, soldados ni material bélico. Gandhi no tenía dinero, ni casa, ni
siquiera ropas, pero tenía poder. ¿Cómo lo obtuvo?
Lo creó a partir de su comprensión del principio de la fe, y mediante su capacidad para trasplantar esa fe al
espíritu de doscientos millones de personas.
Gandhi consiguió la sorprendente proeza de influir en doscientos millones de mentes para formar un
conglomerado humano que se moviese al unísono, como un solo hombre.
¿Qué otra fuerza de este mundo, aparte de la fe, puede lograr tanto?
22
CÓMO UNA IDEA CONSTRUYÓ UNA FORTUNA
Debido a la necesidad de la fe y de la cooperación en el funcionamiento de los negocios y de la industria,
será tan interesante como provechoso analizar un suceso que nos proporciona un excelente ejemplo para la
comprensión del método por el cual los individualistas y los hombres de negocios acumulan grandes fortunas
al dar antes de intentar obtener. El suceso elegido para este ejemplo data de comienzos de siglo, cuando se
estaba formando la United States Steel Corporation (Corporación del Acero de Estados Unidos). A medida que
lea la historia, tenga presente esos hechos fundamentales, y comprenderá cómo las ideas se han convertido
en fortunas inmensas.
Si usted es de los que se han preguntado a menudo cómo se han acumulado las grandes fortunas, esta
historia de la creación de la United States Steel Corporation le resultará esclarecedora. Si tiene alguna duda de
que los hombres pueden pensar y hacerse ricos, esta historia disipará esa duda, porque usted podrá ver con
claridad en la historia de la United States Steel Corporation la aplicación de una porción importante de los
principios que se describen en este libro.
El asombroso relato del poder de una idea ha sido escrito de forma espectacular por John Lowell, del New
York World-Telegram, y la transcribimos con su cortesía:en el siguiente video